Posts Tagged ‘traidor’

de lo que viene siendo


15 Oct

era el dinero, imbécil

ha bastado que dos bancos, una gasista y algún que otro puticlub —agrolimen (gallina blanca, el pavo…), codorniú, etc.— hayan hecho amago de huida hacia territorio civilizado para que los taladrados independentistas se estén tentando la ropa y amarrando la cartera

al parecer, la cosa no va de libertades si no de dineros, de seguir robando al tres por ciento y al tonto del ministro de la hacienda central que corresponda; el seny catalán va a resultar ser eso: una forma impostada de decir lo mío es mío y lo tuyo también es mío

el independentismo catalán, como el vasco, tiene poco o nada que ver con la realidad presente y sí mucho con la bastarda pulsión hidalga que envenena este país desde el mil quinientos, haciendo pensar a algunos que por nacer aquí o allí son mejores que el resto, que trabajar con las manos es cosa del vulgo, y que los dioses y la genética les han distinguido sólo a ellos con la divisa del éxito (más…)

de lo que viene siendo


05 Oct

lo peor está por llegar

mi opinión sobre los borbones no puede ser más oscura, lo cual no quita para que felipe el sexto venga a demostrar que uno acierta más cuando se corrige que cuando se confiesa —eso, y que la genética no siempre sigue la línea recta

me corrijo, pues: el discurso del pasado martes del rey de españa me ha parecido tan cabal, tan preciso y tan necesario, que ha conseguido que un tipo al que ni he elegido ni jamás hubiera pensado en hacerlo, se convierta en alguien mucho más digno de crédito que cualquiera a quien, libremente, hubiese podido designar con mi voto

un contrato social establecido en las urnas es cosa de mérito; con todo y al final, pasados los tiempos, la cosa se reduce a si fulano cumple lo que dijo o sencillamente es un traficante de intereses o un mero sicario de terceros; personalmente, la sola palabra de un hombre, sus ideas, me representan mejor que sus millones de votos (más…)

libro de la pausa


01 Mar

locurala conjura de los treinta y seis (fragmento)

—La oferta, los treinta y seis… Cuando uno llega a esa clase de formulaciones, uno interioriza que lo mismo importa aquello como su contrario, de modo que uno valora las propuestas por lo que tienen de sugestivas, disparatadas si lo prefiere, no por su entraña ética o por su trascendencia, y ni siquiera por los beneficios que puedan reportarle.

—¿Qué oferta? ¿Qué?…

—Usted sabe.

—¿Yo?…

—Uno es escritor o cualquier otra cosa semejante, ya le dije; uno cree que debe configurar sus actos a la medida de su razón estética; uno apuesta porque esa es la materia de la que está hecho; de ahí que uno emplee todo su… —y abrió los brazos con el ademán de quien da un tema por agotado—: Pero sobre esto ya hablamos: de la luz que ciega, de la caída, de que muy pocos se incorporan… Usted ya sabe… (más…)

el escritor de memoria


18 Mar

rubens - dama españolael escritor de memoria

Le gustaría olvidar, claro, trata de hacerlo, olvidar que ese hombre ahí tendido es exactamente todo aquello que imaginó, tal vez mucho más que eso. Le gustaría olvidar que la fortuna o la casualidad o, por qué no, su empeño, le ganaron su afecto, se lo entregaron como compañero. Le gustaría olvidar que en algún momento de ese viaje conjunto ella voluntariamente decidió abandonar el papel original que tanto había reclamado para averiguar en los camerinos, entre desahuciados, cobardes, muertos. Le gustaría olvidar que nada de eso tiene ya remedio, olvidar que su traición no fue contra nadie excepto contra ella, y que su traición está de vuelta, que lo peor de nosotros siempre regresa para sentarse a mirarnos hasta el fin de los tiempos. A Leda le gustaría olvidar que es culpable, pero no por traicionarlo a él, sino por traicionarse a ella, por servirse de él como testigo para traicionar su propio sueño.

«Perdóname si no he sabido amarte.» Leda introduce la figura en el cajón y coge otra: despacio, pasa los dedos por la superficie, buscando rastros de fractura. «Perdóname si no he sabido amarte», repite; a veces, lo hace así durante horas, infatigable, incesantemente, como la antigua fórmula de un sortilegio. Es verdad que ciertos ejercicios de monotonía anulan la conciencia, el dolor del pensamiento. (más…)

josé mª menéndez

porque leer es un arte…