Posts Tagged ‘educación’

libro de la pausa


08 Mar

la trampa ll

   —Síndrome de Estocolmo; caso claro, diría.
   —¿Pero no era trastorno de identidad?…
   —Eso se me ocurrió el mes pasado. Por otra parte, no son diagnósticos excluyentes.
   —No entendemos nada.
   Gregorio agitó ligeramente las manos con las palmas hacia dentro, como quitándole importancia.
   —Pero no hay nada que entender, es decir, no como la protagonista de La esfinge sin secreto.
   —¿Wilde?
   —Wilde, por supuesto. Lo recordarás: una mujer que acude inopinadamente a un estudio en alquiler, lejos de su domicilio, siempre el mismo y siempre a la misma hora, una o dos veces por semana. Cualquiera imaginaría cualquier cosa, una intriga, algún negocio oscuro, un amante, ¿quién sabe?… Nada de eso; y en resumidas cuentas, nada de nada: va allí como quien finge una vida de la que carece, va allí para aparentar ante el mundo que quizá esconde algún secreto; pero, sobre todo, va para procurarse a sí misma la ilusión de que ese secreto es real, que puede llegar a serlo con sólo el concurso de su deseo. (más…)

libro de la pausa


15 Ene

la trampa

   —Trastorno de identidad disociativo, diría yo. Probablemente causado por abusos sexuales durante la infancia.
   —¿De quién?
   —Eso no importa… o sí, pero sólo a los efectos de su trato con terceros. Es decir, condicionará todas sus relaciones sociales, en especial aquellas que establezca con hombres de carácter superior, y que ella, secretamente, identificará como responsables de su desgracia; y cuando digo ella, me refiero a una de sus personalidades…
   —¿Carácter superior?…
   —Mera proyección del daño sufrido… Por regla general, esa clase de abusos se dan por parte de alguien dotado de autoridad en el seno familiar. Si se une cariño y confianza, las secuelas son terribles. La víctima, en su etapa adulta, percibirá esos rasgos como una amenaza letal, y actuará en consecuencia, tratando de humillar tanto privada como públicamente a su poseedor. El resultado es una incapacidad absoluta para establecer vínculos (más…)

de lo que viene siendo


15 Oct

era el dinero, imbécil

ha bastado que dos bancos, una gasista y algún que otro puticlub —agrolimen (gallina blanca, el pavo…), codorniú, etc.— hayan hecho amago de huida hacia territorio civilizado para que los taladrados independentistas se estén tentando la ropa y amarrando la cartera

al parecer, la cosa no va de libertades si no de dineros, de seguir robando al tres por ciento y al tonto del ministro de la hacienda central que corresponda; el seny catalán va a resultar ser eso: una forma impostada de decir lo mío es mío y lo tuyo también es mío

el independentismo catalán, como el vasco, tiene poco o nada que ver con la realidad presente y sí mucho con la bastarda pulsión hidalga que envenena este país desde el mil quinientos, haciendo pensar a algunos que por nacer aquí o allí son mejores que el resto, que trabajar con las manos es cosa del vulgo, y que los dioses y la genética les han distinguido sólo a ellos con la divisa del éxito (más…)

cuentos de otros


23 Jun

adriaen van ostade - el maestro de escuelacuento de una novela (fragmento)

La escuela huele a leña seca; las tablas del suelo, grises durante el invierno, parecen reverdecer de pronto, brillantes en las zonas de paso. Es abril, el primer día, la primera semana. El maestro está sentado en su mesa mientras espera; como de costumbre, tiene un libro abierto entre las manos. Las risas infantiles y el latido de la madera bajo las pisadas alcanzan la tarima y lo envuelven como un aura. Los niños se apresuran entre los pupitres, estorbándose para ocupar sus puestos. El maestro finge severidad mientras observa, feliz en su interior, cómo se va apaciguando el alboroto que inicia la jornada.

Quedan sitios libres ahora: la clase ha perdido alumnos, entre los mayores sobre todo. Ésos ya no volverán ni serán relevados por los que vengan de fuera, tampoco tres de los pequeños. El maestro se obliga a contar uno por uno los huecos vacíos, lo hace despacio, como si fueran heridas abiertas en su propio cuerpo: siente el aire frío pasar y demorarse a través de ellas, escucha sus voces todavía, dice sus nombres, los recuerda a todos. No se lamenta, no cree tener ese derecho: en realidad, el lugar nunca ha estado en disputa, las bajas han sido muy pocas comparadas con las sufridas por otros pueblos. (más…)

josé mª menéndez

porque leer es un arte…