Posts Tagged ‘crimen’

no es esto, no es esto


11 Mar

robles-perrotaz-04

de lo que viene siendo

no es esto, no es esto

La frase de Ortega suma más de ocho décadas. Tituló la segunda república, el aliento sanguinario de quienes la convirtieron en secta. Hoy cuadra de largo. Desalojar por la fuerza un parlamento infectado de ladrones, colocando en su lugar a una turba de déspotas, es un signo de barbarie. Hacerlo mediante sufragio popular, es la consecuencia de un pueblo de ignorantes, ensoberbecidos porque hasta el menos racional de sus miembros posee un título de grado, una licencia federativa o un carnet de bolera.

La codicia de unos cuantos no se resuelve con el odio de millares. El hambre y la pobreza impiden ocuparse de otra cosa que no sea ponerles remedio. Nadie piensa más en el dinero que quien no lo tiene, como nadie piensa más en hartarse de pasteles que quien siente el estómago vacío a todas horas. Por lo mismo, una sociedad que cree poder reducir sus ratios criminales encomendándose a un batallón de sicarios es una sociedad profundamente enferma y será, tarde o temprano, un circo de esclavos.

No caben excepciones. Ningún estado de ánimo, por dramático que nos parezca, justifica envilecer el parlamento de una cultura milenaria eligiendo representantes entre bandas de adolescentes aviejados, falsos libertadores sin recuerdos ni creencias, incapaces de construir de otro modo que no sea sobre el estrago y la execración en masa, conjurados contra toda forma de conciencia y decididos a imponer un gobierno de infames enterrando la responsabilidad individual bajo clamores de asamblea. (más…)

libro de la pausa


01 Mar

locurala conjura de los treinta y seis (fragmento)

—La oferta, los treinta y seis… Cuando uno llega a esa clase de formulaciones, uno interioriza que lo mismo importa aquello como su contrario, de modo que uno valora las propuestas por lo que tienen de sugestivas, disparatadas si lo prefiere, no por su entraña ética o por su trascendencia, y ni siquiera por los beneficios que puedan reportarle.

—¿Qué oferta? ¿Qué?…

—Usted sabe.

—¿Yo?…

—Uno es escritor o cualquier otra cosa semejante, ya le dije; uno cree que debe configurar sus actos a la medida de su razón estética; uno apuesta porque esa es la materia de la que está hecho; de ahí que uno emplee todo su… —y abrió los brazos con el ademán de quien da un tema por agotado—: Pero sobre esto ya hablamos: de la luz que ciega, de la caída, de que muy pocos se incorporan… Usted ya sabe… (más…)

memoria del odio


27 Nov

memoria del odio web

«A amar se aprende, hijo»

Las órdenes fueron obedecidas: se planificó la estrategia y se dispusieron los medios. En días sucesivos, decenas de emisarios salieron a caballo para divulgar la noticia. Eran soldados, los mejores jinetes, los más audaces, pero su oscura embajada los precedió, y en ninguna parte del territorio lograron beneficio. Llamaron a las puertas de los magos y de los hechiceros: primero, los tentaron con oro a cambio de su ciencia; más tarde, amenazaron con vengarse de quienes rehusaran. La mayoría escuchaban la oferta y se alejaban tras oponer su ignorancia; quienes aceptaban, intimidados o por la fuerza, huían durante el viaje, o desaparecían antes de emprenderlo, sin que nadie supiese dar cuenta de sus razones ni de su paradero.

Infatigables, los soldados cruzaron las montañas y acudieron a otros reinos. Visitaron cuevas habitadas por dioses cincelados en piedra; vivieron entre ellos, apelaron a su juicio y recibieron el desprecio por respuesta. Hubo quien se obligó a frecuentar a los eruditos y a escucharlos: pero regresó al palacio sin más resultado que un diario indescifrable. Hubo quien, siguiendo misteriosas indicaciones, llegó hasta las columnas de pórfido que franquean el oráculo de todo conocimiento, traspuso el umbral y suplicó ayuda: pero el silencio y la palidez de los mármoles consumieron su paciencia. (más…)

markham


19 Jul

markham

(En Londres; en Tabernacle; dormitorio; noche; él, pronto memoria de ella: el intruso profana las tablas a tiempo de contemplar el sacrificio; el hacedor se incorpora, concluye la escena, el acto prosigue; hasta el fin no habrá descanso.)

Se atrevió a remover el agua de mi estanque.

 

Subió a la acera y se amparó junto a los edificios. Entorpecido el esplendor de la luna, la sombra desapareció. El intruso tomó aliento, su mano se relajó sobre el metal.
Avanzó: Farringdon al fondo, en breve el ferrocarril y Aldersgate, y… Se detuvo, inquieto… Quizá… Pero no: imposible.
El intruso empuñó el revólver: dio varios pasos mientras escuchaba.
En las estribaciones del siguiente cruce, nítida, la sombra regresó.
A su espalda, más atrás, la réplica ominosa de su propio caminar.
El intruso tensó los músculos.
La réplica progresó.
El intruso crispó el dedo sobre el gatillo.
Múltiple, su sombra se bifurcó entonces a sus pies.
Y a su espalda, tan cerca.
Tardó apenas en volverse, esgrimiendo el arma.
(más…)

markham


13 Jun

markham

(En Londres; en Tabernacle; dormitorio; noche; él, en pie junto al lecho; ella, inmóvil, tendida, abiertos ciegos los ojos; el cuadro fluctúa: tal vez amanece, tal vez las figuras se quiebran de pronto, y tal vez él alza los brazos, la invoca entre pausas, dice lenguas extrañas, parajes del alma, tal vez sólo imagina variaciones sobre versos ajenos, tal vez concluye su obra, tal vez ella sea apenas decorado, presencia; hasta el fin no habrá descanso.)

Y aunque ya jamás pasearemos tan tarde a la aurora, aunque el alma ondee enamorada y entre tus senos el amor anhele, aunque sigan brillando los besos en el fondo de copas vacías, aunque la noche te espere al acecho y los bosques pronuncien tu nombre, ya jamás pasearemos tan tarde a la aurora.
Porque no es eterna la voz que te anima, ni es tu cuerpo un sendero infinito, porque en ti no hay regreso ni ideal ni objetivo.
Porque nada perdura contra tu piel desvestida, nada te forja que merezca un instante, nada en tus ojos, nada en tu herida.
Porque regresan las luces a este altar del olvido, vuelve el día y vuelve mi nombre, y es la muerte, mujer, es la muerte, muchacha.
Y ya jamás pasearemos tan tarde a la aurora. (más…)

de lo que viene siendo…


04 Oct

Modesta proposición

Se sabe ahora que el aborto es un derecho. No se trata de un logro ciego. En los últimos tiempos, desde los principales sectores del mundo empresarial, estuvimos reclamando con insistencia cambios en el reglamento. Fueron años difíciles, enfrentados a grupos radicales y con el acceso restringido a los mercados. Defendíamos lo obvio: según dictamen de género, no se da en el feto cosa humana, y no adquiere naturaleza de bien jurídico hasta pasadas catorce semanas. Quizá tarde, pero el recorrido mereció la pena: la ley vino a refrendarnos y el legislativo a autorizar su aprovechamiento, ya fuese por consumo directo o por derivado, a guiso de ingrediente, de cobertura, de guarnición o como base de plato.

Hoy podemos jactarnos de poseer una de las mejores materias primas engendradas, reconocida por los expertos, y aquélla cuyos márgenes de explotación se revelan más amplios. Pero no ocurre así con las cámaras de sacrificio (anteriormente degolladeros), donde los prejuicios y la inercia todavía hacen mella y retrasan el desarrollo de la técnica. Cometeríamos un error pensando que ya todo está hecho. No es cierto: si la realidad aún es terca, quizá no estorben algunas sugerencias. (más…)

josé mª menéndez

porque leer es un arte…