moby dick

30 Jul


20110525145932moby dick o la ballena

A mediados de 1851 Herman Melville termina Moby Dick. Escribe entonces a su amigo Hawthorne:

«Pero la verdad es la cosa más tonta que hay bajo el sol. Trata de ganarte la vida con la verdad… e irás a comer a una institución caritativa. ¡Dioses! Si un pastor se atreviese a predicar la verdad desde su púlpito, no tardarían en echarlo de su propia iglesia empalado en la barandilla del estrado… La verdad resulta ridícula a los hombres.»

Melville prefiguraba así su futuro. Moby Dick, una de las grandes novelas de la literatura de todos los tiempos, sería rechazada por el público sin paliativos. En un artículo anterior, Melville parecía entrever esa oscura derrota de su obra más querida:

«Un escritor agradable, con un estilo agradable, un hombre inofensivo y secuestrado del que difícilmente se anticipará algo profundo y de peso. (…) Es mejor fracasar en originalidad que tener éxito en imitación. El que nunca ha fracasado, ese hombre no puede ser grande. El fracaso es la verdadera prueba de grandeza.»

Melville murió en 1891, medio ciego, sin saber que cada línea que le reprocharon en vida vendría a ser el orgullo estético de quienes lo sucederían. Aunque es posible que también eso lo hubiese previsto:

«La gente piensa que si un hombre ha soportado algunas fatigas, debe obtener alguna recompensa; yo, sin embargo, si tras haber realizado el trabajo más pesado posible, se me permite ir a un rincón a comerme cómodamente mi comida…, bueno, ¿no estoy entonces en paz? ¿No es buena mi comida? Así mi paz y mi cena son mi recompensa y mi destino.»

© 2016, jotamml

Tags: , , , , , , , ,

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.

josé mª menéndez

porque leer es un arte…