Archive for marzo, 2010

epistolares


26 Mar

Dilecto Faverges:

Estimo que ya estará usted al tanto de mi última brega. La pasada noche, pues, yací con madame Tardivel doblemente gozoso, dándole yo lo suyo a la grupa y ella lo mío y lo de otra, que no pudo unirse a última hora, pese al acuerdo a que habíamos llegado en previas.

Exhausto y doblemente vertido, en un tercer lance a manera de escolio, vine a agitarme todo sin tasa, originándose de ello la pérdida del anillo que usted tan bien conoce, y que fue a parar, creo, al pliegue entre el cabecero y el bastidor de la cama.

Como las circunstancias quisieron de mi desalojo inmediato y allí hube de dejarlo, como me es tan necesario y de tanto compromiso su ausencia, y como sé que vos, Faverges, acudís hoy junto con otros a redimir a madade de mis cargas, me atrevo, en nombre de la antigua amistad que nos une, a suplicaros que, aun rompiendo el protocolo, dejéis de un lado a los vuestros y os adelantéis primero en el lecho,  juntamente con madame, de modo que teniéndola luego en lo alto del goce, justo en el momento de pérdida y decaimiento, introduzcáis la mano con sigilo en el citado pliegue del cabecero, y veáis así de rescatar el ofuscado anillo sin que ella caiga en la cuenta ni otro que por allí se ande lo sospeche o lo vea. (más…)

josé mª menéndez

porque leer es un arte…